viernes, 22 de enero de 2016

La gran coalición ¿Y después, que?

Dadas las complicadas cuentas para formar gobierno, cada vez mas son las voces que claman por una coalición estable entre el PP-PSOE y CIUDADANOS, que formen un gobierno en la próxima legislatura. Vamos a suponer que se forme ¿y después que pasaría?

Algunos dicen que sería una legislatura corta, de unos 18 meses (mira, como la que quería hacer la Generalitat para montar lo de la independencia), que permitiera hacer “las grandes reformas que España necesita”: Constitución, ley electoral. Sigamos suponiendo que esas reformas, realmente se pueden hacer en una legislatura, ya sea corta o larga (parece que no conociéramos como funciona este país, en fin). Pero ¿Qué pasa con las “cosas comunes”?

Cosas que nos afectan el día a día y cuyos efectos son más inmediatos: La educación escolar, la ley de seguridad ciudadana, la reforma laboral, el aborto,…. ¿Acaso esas leyes, de las que tanto discreparon PSOE Y CIUDADANOS no se retocarían? ¿Estaría dispuesto el PP a cambiarlas, pese a haberlas defendido vehementemente durante la legislatura anterior? Con el endeudamiento de España en prácticamente el 100% del P.I.B ¿desoiría el próximo gobierno los requerimientos de Bruselas, de recortar unos 9.000 millones de euros de los próximos presupuestos?




Estas cosas son sobre las que tendrían que estar hablando estos tres, para saber si realmente es posible una coalición entre ellos, y no simples generalidades. La única manera de hacerlo digerible para sus electores, seria que contaran hasta donde cedería cada uno en estos temas. Entonces, a lo mejor, si se vería como un gran pacto de estado. Lo que no quiere decir, que esto no tendría consecuencias sobre los partidos:


-        El PP saldría más o menos debilitado, dependiendo de lo que cediera en lo comentado anteriormente. Aun si, en el peor de los casos, su pérdida de votantes no sería excesiva, dado que no cuentan todavía con un gran rival.


-        Al PSOE le pasaría algo similar pero a mayor escala: solo si consiguiera enormes cesiones, no sufriría una gigantesca sangría de votos. Pero no está de más recordar, que en las anteriores “grandes coaliciones alemanas”, el partido más débil de estas, perdió cantidades ingentes de votos en las siguientes elecciones.



-        En CIUDADANOS, probablemente sufriría su particular “canto del cisne”. Rivera ha dejado claro en sus declaraciones, que por descarte, solo permitirá un gobierno con el PP dominante. Los votantes anti-PP, no le volverán a votar. Y los que se fueron del PP para votarle a él, volverían a su antiguo partido para hacerlo más fuerte.


Para agravar el daño a estos, PODEMOS pasaría toda la legislatura en la oposición, sin poder hacer nada frente a una mayoría absoluta, pero en cambio sin sufrir ningún desgaste. Se limitaría a ir protestando y cogiendo fuerzas para las siguientes elecciones, presentándose como la única y verdadera oposición.




Hasta aquí mi análisis particular. Puede que alguno se pregunte después de tanta parrafada, si estoy a favor o en contra de la gran coalición. Personalmente estoy a favor, pues eso demostraría que los partidos políticos son capaces después de mucho tiempo de negociar y entenderse entre ellos, cada uno cediendo un poco desde sus maximalismos. E incluso, invitaría a PODEMOS a esa gran coalición o si rechazara entrar, a todas las comisiones donde se debatieran los cambios en las leyes. Creo que los españoles votamos mayoritariamente por el fin de las mayorías absolutas, y que apostamos por la negociación entre todos. Y eso sería algo digno de ver.



1 comentario:

Luis Celaa dijo...

buena opinión, muy elaborada